Recursos para escritores III: Cuando el autor viola sus propios textos

 

Hay veces en que como autores interferimos en lo que escribimos. Como autores, es evidente que intervenimos en todos los aspectos de lo que escribimos, pero otra cosa muy distinta es interferir.

En ese sentido, considero que hay que evitar lo que he llamado Las Cinco Figuras de la Interferencia:

 

1/ El Sacerdote

 

Nuestro libro no es un púlpito. A veces nos la queremos dar de sabedores de la Verdad y consideramos que el mundo necesita urgentemente nuestras soluciones perfectas. Sermoneamos al lector por medio de personajes, reflexiones y demás.

Yo no digo que no debamos transmitir nuestras ideas filosóficas o de cualquier otro ámbito, ni mucho menos. Pero considero que hay que hacerlo con respeto para con el lector. Por ejemplo, si es un personaje el que transmite ciertas ideas nuestras y queremos mostrarlo como un sabio, este jamás hablaría creyéndose poseedor de verdades infalibles y considerando que todos deben obedecerlo ciegamente (a menos que queramos mostrarlo deliberadamente como un arrogante). Si es la propia voz del narrador, lo mismo: humildad. Hablemos cuanto queramos, pero sin considerarnos maestros de nadie ni considerando que otros necesitan nuestros sermones. Al menos es mi punto de vista.

¿Cómo podríamos integrar reflexiones trascendentes y filosóficas en un escrito? Podríamos, por ejemplo, crear una historia donde el protagonista quiere crecer como persona: ahí es pertinente mostrar reflexiones para ese fin.

 

2/ El Profesor Impertinente

 

Nuestro libro tampoco es una tarima para alardear de nuestros conocimientos. Si esos conocimientos se revelan en la historia, hay que integrarlos con esta, es decir, hay que arreglárselas para que sean pertinentes en el transcurso del relato.

De lo contrario faltaremos el respeto al lector por darle información sobre nosotros mismos que no tiene nada que ver con la historia o que no es del todo pertinente. Insisto: ¿eso significa que la literatura debe estar exenta de reflexiones filosóficas, personajes intelectuales y demás? NO. Un gran y rotundo NO. Lo único que significa es que deben integrarse en el conjunto de la obra para que encajen, y no mostrarlos solo por pedantería.

En este caso, ¿que podríamos hacer para incluir nuestros conocimientos sobre algo en un escrito literario? Imaginemos que sabemos mucho de biología y nos hace ilusión introducir ese área del saber en una historia. En ese caso podríamos crear una historia de aventura en que un personaje o varios hacen una expedición a otro planeta y se encuentran con diversas formas de vida a las que estudiar para una empresa, para sobrevivir, etcétera.

3/ Mary Sue 

 

El fenómeno “Mary Sue” y “Gary Stu” se da cuando el lector crea una imagen idealizada de sí mismo y lo hace ser el protagonista de su propia historia. Aparte de lo inmaduro de esta actitud, los personajes idealizados, como su propio nombre indica, no son realistas (y personalmente ni siquiera me parecen interesantes). ¿Qué interés puede tener un personaje al que todos admiran, al que todo le sale bien y que es el mejor en todo o casi todo? Solo puede interesarle a un lector que a su vez quiera identificarse con él, y al caso considero que si este quiere mejorar como persona, poco logrará imitando a otro.

Esto no significa que debamos evitar crear personajes que sean referentes en algo. Podemos crear un personaje que sea un referente en cuanto a su capacidad de superar sus propios obstáculos, por ejemplo. Pero para volverlo interesante y realista, lo adecuado sería ponerle defectos, dificultades considerables y otras cuestiones que rehúyan la idealización.

 

4/ El Trabajador Excelente

 

Cuando se planea una novela, muchas veces los elementos que la componen se detallan mucho más de lo que luego se muestra. Por ejemplo, elaboramos personajes muy detallados cuando los planeamos, pero en el momento de escribir la narración algunos de esos matices no son pertinentes y no se revelan.

Lo adecuado en mi opinión es justamente eso: no mostrarlos si no son pertinentes. Lo que entorpece la narración es forzar un exceso de datos solo para mostrar cuánto hemos trabajado en la planificación de la historia. Esto sucede sobre todo con el worldbuilding de las novelas de fantasy y ciencia ficción, donde elaboramos mundos complejos y luego lo más probable es que solo se muestre una parte de ellos. Entonces nos empeñamos en mostrar, verbigracia, nombre de zonas geográficas por los que los personajes nunca pasarán, datos históricos de nuestro mundo que no aportan nada y demás.

Como siempre, si queremos mostrar todo eso, debemos arreglárnoslas para que cada información que demos tenga una porqué dentro de la narración y para el lector. ¿Qué podemos hacer para mostrar todas las culturas que nos hemos inventado de un mundo fantástico? Podríamos hacer que el grupo de aventureros fuera cada uno de una parte distinta. Podríamos hacer que los protagonistas viajaran por esas zonas, etcétera.

 

5/ Dios Interventor

 

Esta tiene mucho que ver con la anterior. Sucede cuando queremos introducir sucesos, personajes, ideas, diálogos y demás a la fuerza, porque queremos hacerlo y punto, y no porque la historia lo permita o lo justifique. Una vez más aconsejamos lo mismo: saber cómo integrarlo.

Pues esas son las Cinco Figuras: el Sacerdote, el Profesor Impertinente, la Mary Sue, el Trabajador Excelente y el Dios Interventor.

Como pude apreciarse, todas tienen el aspecto común de anteponer el ego a los mecanismos de la narración. Si queremos publicar nuestras obras, no debemos olvidar al lector, ya que en ese caso el libro pasa de ser algo privado a una relación social.

 

***

 

Sígueme en mi página de Facebook o en mi cuenta de Twitter para estar la tanto de la publicación de nuevas entradas😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s