Disparadores creativos: Ocho formas de inspirarse

 

A veces nos falta la inspiración para idear una nueva historia. Aquí va una serie de formas de hacerlo y de disparadores creativos que pueden ser útiles para obtener la deseada inspiración. Al caso, un disparador creativo es cualquier actividad que avive la inspiración imaginativa. ¡Y vamos allá!:

 

1/ Novelizar la vida real 

 

La vida real puede ser una gran fuente de inspiración, incluso para novelas con un fuerte componente fantástico. Podemos tomar partes de nuestra vida y desordenarlas (mientras sea coherente), poner a otro personaje muy diferente a nosotros mismos frente a situaciones propias, tomar historias que hayamos oído de otras personas, transfigurar hechos reales como base hasta convertirlos en sucesos muy distintos, etcétera. Se pueden hacer virguerías partiendo de la vida real. No hay reglas ni límites.

Pero no recomendamos crear personajes que sean una idealización de nosotros mismos (para una ampliación, véase esta entrada, apartado 3).

 

2/ La Historia de la Humanidad

 

 Esto es evidente para las novelas históricas, pero también pueden trasladarse muchos sucesos históricos a otros mundos, a mundos fantásticos, futuristas y demás. Este recurso es útil especialmente para componer sociedades en sus diversos aspectos y relaciones con las demás, y también se nos ocurre que podrían crearse personajes en base a figuras históricas.

 

3/ Romper estereotipos

 

Una buena forma de inspirarse, y que además nos garantiza originalidad, consiste en romper los estereotipos. Podríamos enunciar que los estereotipos pueden romperse por oposición, por transformación o por combinación.

Será por oposición cuando establezcamos lo contrario al estereotipo: ¿qué pasaría si es el príncipe el que está atrapado y viene la princesa a rescatarlo?

Por transformación serían aquellos sucesos que se cambian profundamente, por más que no sea hacia lo opuesto: ¿y si el príncipe y la princesa rescatan a un pueblo codo con codo?

Y por combinación vengo a referirme a la mezcla de géneros o elementos que suelen considerarse separados: ¿y si escribo una novela histórica y le pongo elementos de realismo mágico?

 

4/ Otras obras literarias 

 

Todos los escritores se inspiran en otros escritores, es algo prácticamente inevitable. Podemos tomar de aquello que hayamos leído los temas, los personajes, etcétera, y aportar nuestra creatividad de tal modo que no sea una mera copia. Si nos ha fascinado una obra, podemos preguntaros el porqué, y recogerlo para cambiarlo de acuerdo a nuestra singularidad artística.

 

5/ Artes distintas 

 

Pero no solo podemos inspirarnos en la literatura, sino también en otros artes como el cine, las series, la pintura, los videojuegos, la música, etcétera. Las artes más visuales, como los videojuegos o la pintura, pueden inspirarnos nuevas estéticas literarias, nuevas sensibilidades. A la música podemos añadirle historias: “¿A qué historia ambientaría esta canción/álbum/artista?”. Y del cine evidentemente pueden sacarse también muy buenas ideas. Así que ya sabéis: ¡a empaparse de cultura!

 

6/ Preguntas intelectuales

 

También podemos echar mano del mundo del saber y de la filosofía. Podemos basar una novela en una pregunta existencial, humanista o científica: ¿cuál es el sentido de la vida? ¿Cuál es la diferencia entre naturaleza y cultura? ¿Qué implicación tiene que la energía sea simplemente masa por la velocidad de la luz al cuadrado? No necesariamente debemos escribir una novela de tesis de acuerdo a estas directrices (que no tiene nada de objetable), sino que podemos novelizar todo esto de tal modo que se distinga considerablemente de una monografía. Podemos expresar formas de pensamiento en personajes, sumergirlas en acontecimientos, etcétera.

Una vez más, nos remitimos a la entrada ya citada, aunque esta vez al apartado 2, para ampliar esta cuestión.

7/ Lluvia de ideas sin límites

 

Este método consiste en hacer una lluvia de ideas sin ninguna directriz: simplemente habría que apuntar ideas que se nos vayan viniendo, por más que fueran inconexas entre sí, y cuando hubiésemos finalizado se trataría de combinarlas con coherencia. Confieso que se me acaba de ocurrir, pero puede ser muy divertido.

 

 8/ Mezcla de todas las anteriores

 

 Finalmente, podemos tomar algo de cada método y crear uno al gusto.

 

***

 

Sígueme en mi página de Facebook o en mi cuenta de Twitter para estar al tanto de la publicación de nuevas entradas😉

Anuncios

2 comentarios en “Disparadores creativos: Ocho formas de inspirarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s