Técnicas narrativas XIV: La importancia del registro lingüístico

  El registro lingüístico es un modo de emplear el lenguaje de acuerdo a la función y contexto de un escrito. Por ejemplo, no se emplean las mismas expresiones y palabras en la vida cotidiana que cuando se escribe un artículo periodístico, y no es lo mismo el registro del lenguaje jurídico que el del lenguaje científico.

   Bien, ¿qué hemos de tener en cuenta acerca de esta cuestión?

 

1/ Acotar el registro de nuestra obra

 

   Con acotar el registro me refiero a que tengamos claro en qué registro (o registros) nos vamos a mover en una obra determinada. Esto es importante para mantener la coherencia formal, como trataremos en el siguiente punto.

   No hay un registro que sea “el” adecuado, sino que cada uno tiene unos efectos concretos que podemos casar con el contenido de nuestra obra. Si queremos mostrar la vida sórdida de un personaje marginal, seguramente será muy efectivo emplear un registro coloquial en el que aparezcan palabras malsonantes (como por ejemplo, el estilo de Charles Bukowski). Si nuestra obra es épica, quizás quede bien un lenguaje considerablemente poético (J.R.R. Tolkien). O quizás queremos emplear un lenguaje estándar (Haruki Murakami), aunque cargado de bastantes figuras poéticas (Stephen King). También podemos usar lenguajes muy recargados y descriptivos (Borges).

   Como se puede apreciar hay muchas variantes en cuanto a registro, y la elección es enteramente personal. El contenido de una obra no obliga un tipo de lenguaje concreto, sino que es algo que podemos elegir a voluntad. Asimismo, no tenemos por qué ser fieles a un registro de una obra a otra (considerando que son independientes), pero sí dentro de la misma obra, lo que nos lleva al siguiente punto.

 

2/ Mantener el registro

 

  Mantener el registro que hemos escogido desde el principio es fundamental para conservar la coherencia formal. Para ilustrarlo con un ejemplo extremo, quedaría extraño empezar con un registro muy elevado y acabar con palabras malsonantes. Del mismo modo, queda extraño usar un registro y luego incluir de vez en cuando palabras y expresiones de otros registros: si me he decidido por un estándar, quizás no sea del todo adecuado emplear “verbigracia” en lugar de “por ejemplo”, o colocar latinismos poco conocidos, vocabulario científico muy especializado, etcétera.

   Si mi intención o mi estilo, por ejemplo, es emplear un registro a medio camino entre el estándar y el culto (como podría ser el de Patrick Rothfuss), hay que hacerlo desde el principio y mantenerlo a lo largo de toda la obra, para que no haya lo que he llamado “interferencias de registro“.

   Por otra parte, pueden combinarse varios registros en una misma obra, pero hay que andarse con cuidado y debe tener una explicación razonable. Por ejemplo, podemos emplear un registro más bien elevado cuando narremos los hechos, pero volverlo más coloquial cuando los personajes hablan (para el empleo del registro en los diálogos, véase esta entrada). En mi opinión aconsejaría no crear un abismo de registro entre la voz que narra y las voces de los personajes (considerando que la voz narradora no sea un personaje) a fin de evitar un contraste exagerado, pero como digo es solo una opinión.

 

3/ La tendencia estandarizante

 

  Hoy en día la tendencia en literatura parece que es emplear un lenguaje cercano al estándar. Los libros que van del siglo pasado atrás suelen emplear lenguajes más cultos, recargados y demás, por lo que no es que estén mal, sino que son hijos de su tiempo. En nuestra época, no sé si por una mentalidad que antepone la venta de masas a cualquier otra cosa o por cualquier otro motivo (para una reflexión sobre la cuestión, enlazo a esta entrada), se suele promover un lenguaje más bien estándar.

   Por descontado, el estilo de un autor no debería estar condicionado por factores externos, y ninguno es mejor que otro, sino que cada uno cumple diferentes funciones y efectos.

 

***

 

Sígueme en mi página de Facebook o en mi cuenta de Twitter para estar al tanto de la publicación de nuevas entradas😉

Anuncios

4 comentarios en “Técnicas narrativas XIV: La importancia del registro lingüístico

  1. Qué interesante y útil, me encanta tu blog porque aportas cosas muy prácticas que son imprescindibles en el mundo de la lectura y escritura y que posiblemente marquen la diferencia entre el éxito y el fracaso, voy a llevar a cabo tus consejos y espero que eso me ayude a mejorar como escritora. Me encanta el diseño, muy dinámico y fresco, da gusto.
    Voy a seguir paseándome un ratito por este adorable sitio.
    Un saludo. ^^

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s