Reseña I: Solaris, de Stanislaw Lem

Inauguramos nueva sección sobre reseñas literarias (últimamente estamos de inauguraciones por aquí). Leo géneros muy diversos, así que no serán reseñas especializadas en un género.

Y empezamos con Solaris, una obra de ciencia ficción por el autor polaco Stanislaw Lem.

 

1/ Ficha técnica

 

Título: Solaris.

Autor: Stanislaw Lem.

Género: Ciencia ficción, psicológica.

Año y país de publicación: 1961, Polonia.

Editorial y edición: Minotauro, 2001.

 

2/ Sinopsis

 

Solaris no sitúa en un futuro en que la Humanidad es capaz de superar las fronteras del Sistema Solar y ha diseminado estaciones espaciales en varios planetas de la Galaxia. Uno de esos cuerpos celestes es Solaris, un planeta recubierto por un extraño océano cuya naturaleza nadie comprende. Es en ese escenario en el que se mueve Kris Kelvin, un psicólogo que se ha desplazado hasta el planeta para investigarlo, puesto que se sospecha que el océano puede ser alguna forma de vida. Sin embargo, y en resonancia con la premisa principal de la obra, hay cosas que la mente humana es incapaz de explicar.

 

3/ Aspecto formal

 

Estructura:

Solaris se vale de un comienzo in media res, por lo que sus páginas nos atrapan enseguida. Los paisajes del planeta, la estación espacial y ciertos sucesos sin explicación nos introducen de pronto en un mundo paralelo y, por así decir, nublado. De algún modo hay una capa de irrealidad y misterio que rodea a toda la obra, y que conjuga a la perfección con los sucesos que en ellas se narran.

El desarrollo de la novela es correcto. Llegado un punto, quizás los fenómenos se hacen algo repetitivos, pero pronto aparecen sucesos nuevos que atrapan nuestra atención.

Sin embargo, sobre todo al principio, hay partes de excesivo detalle en las que el ritmo se pierde por completo, aunque son cortas. Y hay otros fragmentos en los que Kelvin se marcha a la biblioteca de la estación a leer libros sobre los conocimientos de Solaris, en los que se nos transcribe directamente lo que Kelvin lee. Es decir, es como leer fragmentos de una enciclopedia y de libros de historia sobre Solaris, por lo que el lenguaje se torna muy académico. Estas partes, que no son muy frecuentes pero sí de cierta extensión, pueden resultar muy tediosas al lector o bien muy curiosas. En mi caso me parecieron fascinantes y captaron mi curiosidad, pero sí es cierto que quizás chirrían un poco dentro de la obra, y lo que en ellas se explica podría haberse integrado de un modo más literario en el conjunto de la narración. En cualquier caso, el planeta se instala en el centro de la narración por otras vías de gran originalidad. El planeta, la psique de Kelvin, el misterio en la estación y los otros personajes forman un todo donde se interrelacionan con total coherencia.

El final me resultó decepcionante por lo poco concluyente. Parece como si Lem no supiera cómo terminar la narración y se hubiera conformado con un final hasta cierto punto insulso. En cualquier caso, otros lectores quizás le ven cierto encanto, y el cuerpo de la novela compensa con creces el final.

Estilo: 

Lem emplea un estilo de registro elevado que en algunos casos resulta algo barroco, aunque personalmente no resultó molesto. Incluye cierto vocabulario propio de las ciencias naturales y de la medicina, pero son pertinente en el curso de la narración. Lo único que vamos a cuestionar son algunos fragmentos de largas descripciones del todo irrelevantes, aunque se dan más bien hacia el principio, y luego la narración cobra ya el protagonismo requerido.

Con todo, es un estilo fluido, correcto, muy preciso y con cierto componente poético.

 

4/ Contenido

 

Tema:

Solaris es un ataque frontal al antropocentrismo. El hecho de que el “océano” de Solaris constituya un misterio total pone en tela de juicio toda nuestra ciencia, nuestros conceptos, nuestras cosmovisiones. Solaris es esa incomprensión que nos recuerda que no somos el centro del Universo, que hay fenómenos que no podemos comprender a pesar de todas nuestras teorías y nuestro aparatos. Es un alegato a la humildad como especie, a nuestro alcance intelectual y nuestra posición en el cosmos. Sacude la arrogancia de considerar que todo está encarado hacia nosotros y que podremos moldearlo todo a nuestra realidad.

La originalidad del tema y el modo como se ha tratado no puede considerarse menos que una genialidad por parte de Lem.

 

Trama:

Como se ha dicho, la trama sigue por lo general un ritmo correcto y propio, ni muy rápido ni muy lento, salvo por las descripciones iniciales y los fragmentos académicos. Solaris acierta en el misterio, en el psicologismo, en la credibilidad de la estación y las relaciones y reacciones entre los personajes.

Como ya se ha dicho, consideramos que las explicaciones de los fenómenos de Solaris se podrían haber enmarcado en una serie de exploraciones del planeta, lo cual, según los tomos que lee Kelvin, ya se ha llevado a cabo en el pasado. Quizás se podía haber apostado más fuerte por el componente aventurero, pero el cariz de misterio que impregna la obra satisface las posibilidades de la obra y le da un plus de originalidad.

Por lo general, creemos que la obra mantiene la tensión en todo momento y explota convenientemente las potencialidades de los sucesos.

 

Personajes:

Lem tiene la extraña habilidad de caracterizar a los personajes sin apenas decirnos nada de ellos. Nos lo dice todo más bien con el modo como los personajes encaran psicológicamente los sucesos. El lector se forma una imagen al principio nebulosa del protagonista, pero pronto veremos que Lem apuesta por otra forma de presentarlos. No cae en la clásica descripción, no nos coloca ante decisiones trascendentes, sino que nos vamos formando una imagen cada vez más definida por su forma de encarar las situaciones, por su entendimiento de las cosas y yo diría que en un plano secundario por sus acciones y por su modo de relacionarse. Es una historia que equilibra muy bien el interior de Kelvin con los acontecimientos externos. En este balance el interior de Kelvin constituye una especie de lugar seguro ante todas las extrañezas del exterior.

Los otros personajes seguirán esta estela de misterio y vaguedad, aunque uno de ellos quizás peca de poco desarrollo y protagonismo, cosa que el lector captará inevitablemente. El otro (no desvelaremos nombres para no interferir) es más cercano, y como en el caso de Kelvin llegamos a conocerlo por su modo de comprender la realidad.

En cualquier caso, los personajes contribuyen a arrojar a Kelvin en una situación de permanente incomprensión del medio, y sus relaciones con ellos son oscuras y en algunos puntos fogosas, como si la relación entre la Humanidad y Solaris se viera reflejada en ellos a pequeña escala. ¿Qué nos quiere decir Lem? ¿Quizás sea el tema del libro la incomprensión en general, la imposibilidad de comunicarnos unos con otros, de la que la relación entre la Humanidad y Solaris constituye una hipérbole romántica?

 

Ambientación:

La estación está muy lograda (aunque ciertas partes están sobreconstruidas) y el planeta es realmente asombroso (también quizás explicado en exceso para la relevancia nula que tendrán esos detalles), y su extraño cielo y paisajes nos trasportan con efectividad a otro mundo. Sí se echa en falta una interacción más directa con el “océano”, aunque como decimos esa interacción sigue derroteros inusuales y por ahí se gana en originalidad.

 

5/ Conclusión

 

Solaris es un clásico de la ciencia ficción. La mezcla entre ciencia ficción y psicologismo se entreteje a la perfección, y Lem desborda creatividad e inteligencia en sus páginas. Nos sobrecoge la atmósfera empañada que se crea en torno a los sucesos, el modo como se han trabajado los personajes, la profunda personalidad de la trama. Como escritores puede enseñarnos el valor de la originalidad, el poner una impronta propia en nuestra obra, y el modo directo y puro de mostrarnos a los personajes.

Solaris, el intento de comprender lo incomprensible, el reflejo de nuestra esencia en el espejo del vacío.

***

Sígueme en mi página de Facebook o en mi cuenta de Twitter para estar al tanto de la publicación de nuevas entradas😉

Anuncios

2 comentarios en “Reseña I: Solaris, de Stanislaw Lem

  1. Yo tengo que reconocer que lo he empezado varias veces, por aquello de que es un clásico, y por ahí sigue. No he conseguido entrar en el. Te escucho que las partes mas pesadas estan al principio e igual debería darle otra oportunidad.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s