Técnicas narrativas XVI: El lenguaje, ¿vistoso o invisible?

Hay un cierto debate en la literatura acerca de si el lenguaje ha de ser algo vistoso o algo “invisible”, en el sentido de que el lector no repare en él y solo evoque los significados de las palabras, la historia que transmiten. Al respecto, este artículo viene a romper ciertas posiciones extremistas. Bien, entremos en la cuestión.

Existen tres posibilidades con respecto a este tema:

  1. El lenguaje es invisible por lo fluido.
  2. El lenguaje es vistoso por lo bello.
  3. El lenguaje es vistoso por lo malo o por lo dificultoso.

 

1/ Primera criba

 

Evidentemente, descartaremos la tercera posibilidad. El lenguaje no debe ser recargado, dificultoso o sintácticamente muy enrevesado, a fin de que el lector no tenga que leer y releer o tenga que prestar una atención desmedida a las palabras en lugar de dejarse llevar por la historia.

Para una ampliación sobre cómo lograr fluidez narrativa, enlazo a esta entrada.

 

2/ ¿Falsa dicotomía?

 

Ahora bien, ¿qué diremos con respecto a los dos otros puntos? ¿Debemos hacer que el lector repare en la belleza del lenguaje, o bien elaborar un lenguaje funcional y fluido, que lo ate a la lectura?

Bajo mi consideración y mi experiencia, si el lenguaje es fluido, el hecho de reparar en la belleza de las expresiones no molesta ni entorpece la lectura. Por tanto nos encontramos ante una falsa dicotomía, es decir, una situación en la que se pretende que dos opciones son incompatibles cuando no lo son.

Para mí lo ideal es crear una base fluida con toques estéticos, fusionar fluidez con belleza estilística, lo cual no es fácil. Y con belleza no me refiero a un estilo barroco, pues en ese caso caeríamos de nuevo en el punto 2, sino que bien puede haber prosas sintáticamente simples pero bellas, como podrían ser la de Hemingway o Murakami.

En conclusión, considero que el lenguaje no necesariamente ha de ser invisible, pero su vistosidad solo se justifica en los casos donde es para bien.

Anuncios

2 comentarios en “Técnicas narrativas XVI: El lenguaje, ¿vistoso o invisible?

  1. Aunque no hubieras mencionado el último párrafo, te hubiera dicho lo mismo. Bajo mi punto de vista, el lenguaje ha de ser fluido, sencillo y con toques estéticos e incluso cómicos independientemente del genero.
    A mi (por lo general) me gusta introducir metáforas e incluso rimas. Y cuando digo metáforas, no me refiero a palabras, frases y contextos que necesites el diccionario para entender lo que quiero decir. Pero supongo que esta técnica no se puede generalizar, ya que (insisto) dependiendo del genero literario hay que utilizar un lenguaje u otro.
    Excelente recurso Lucas. Gracias por tu aporte!

    Me gusta

    1. Sí, y lo que comentas de los toques cómicos me ha parecido muy interesante, porque contribuyen a amenizar el texto. Las metáforas enriquecen muchísimo la literatura, aunque las rimas no están muy bien vistas en prosa y se aconseja evitarlas (supongo que porque el español es una lengua muy rica en vocabulario y se prefiere la variedad fónica).

      Gracias a ti por comentar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s