Recursos para escritores VIII: ¿Escribes con miedo?

Muchas veces escribimos con miedo a equivocarnos y a tener que corregir luego. Esta consideración proviene del hecho de no entender cuál es la naturaleza de la escritura: escribir no es como pintar una acuarela, no es como tocar un instrumento. En esas dos técnicas artísticas cada pincelada y cada nota deben tocarse correctamente porque no hay vuelta atrás, no hay posibilidad de rectificación, por lo que sí es importante cómo se ejecuten sus movimientos la primera vez.

Sin embargo, la literatura es todo lo contrario a la espontaneidad. Evidentemente la creación de ideas e historias es algo espontáneo, pero no hay ninguna necesidad de que la plasmación de dichas ideas sea perfecta a la primera. Debemos quitarnos esa idea romántica de la cabeza, la creencia de que lo que escribamos debe ser perfecto a la primera porque si no no somos buenos escritores.

Como digo, hay que atender las diferencias de la literatura con respecto al resto de artes. Un texto no es algo que requiera la perfección en su primera ejecución, ¿entonces por qué nos ponemos esa exigencia? ¿Por qué tratamos un texto como una melodía que debe tocarse en directo? ¡Podemos mejorar el primer borrador tantas veces como queramos! ¿Por qué eso habría de desmerecer lo escrito? ¿Por qué habría de tener menos mérito? ¿Por qué trasladamos las exigencias de otras artes a la literatura?

Además, cuando pulimos un texto estamos empleando las mismas habilidades que al escribir el primer borrador, a saber, nuestras habilidades literarias.

Y como he tomado conciencia, en este sentido, de cuál es la naturaleza de la literatura, ya no escribo con miedo, ya no escribo atenazado por la exigencia absurda de escribir a la perfección durante la “primera tanda”. Es más: escribo con plena conciencia de que el primer borrador es solo una base, escribo dando por sentado que lo mejoraré en las sucesivas correcciones (tampoco es aconsejable caer en el perfeccionismo extremo y quedar siempre insatisfecho).

Para mí la primera escritura es solo la base, como si de una tarta se tratase. Cuando uno hace una tarta sabe que hay varios pasos y que evidentemente la base no es el paso definitivo, sino solo el primero, y que luego vendrán el chocolate, las nueces y la guinda. Por tanto no escribamos con la pretensión de poner la guinda desde buen principio: eso ya se hará en las revisiones posteriores (que bien pueden darse en la misma sesión de escritura o tras haber escrito el primer borrador entero).

En conclusión: escribe con la certeza de que vas a errar y escribirás liberado.

Anuncios

2 comentarios en “Recursos para escritores VIII: ¿Escribes con miedo?

  1. Me gustó, sencillo y simple, la espontaneidad en el primer momento te lleva a encontrar el gozo por lo que estás escribiendo, te libera, te descarga y luego hay tiempo suficiente para deshacerlo todo, darle un nuevo comienzo o cambiar aquello con lo que no estás de acuerdo. Gracias,

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s