[Filosofía] General. Artículo A: Fundamentos de la filosofía posfenomenológica

He llamado a mi propia cosmovisión “Filosofía posfenomenológica” porque parte de la noción nuclear de la fenomenología, a saber, considerar las percepciones independientemente de su procedencia, de si tienen su origen en un mundo externo al sujeto perceptor (valga la redundancia), y limitarse a apreciar las percepciones tal y como se presentan a la conciencia.

En otras palabras: en lugar de plantearnos si la percepción de una silla proviene de un mundo externo a mi mente, simplemente nos quedamos con esa sola percepción, ya que no puedo conocer lo que “hay detrás de esta”, no puedo saber de ningún mundo objetivo y externo si justamente está más allá de mis sentidos o mi cerebro lo modifica de acuerdo a sus procesos neurológicos.

Pero antes de seguir considero que cualquier filosofía debe enunciar explícitamente sus fundamentos ontológicos y epistemológicos a fin de mostrar su núcleo y sus límites. En ese sentido, parto de la noción del Ser de Berkeley, para quien este no es más que aquello que es percibido: Esse est percipi (“Ser es ser percibido”). Esto significa que aquello que decimos que existe es simplemente aquello que percibimos.

Y es que si decimos que las mesas existen y los unicornios no, lo que estamos diciendo es que podemos percibir las mesas y no a los unicornios (al menos no en el mundo físico, es decir, aparte de representaciones imaginarias). Cuando algo “no existe”, simplemente queremos significar que nunca hemos experimentado ese algo. Cuando algo existe, simplemente lo hemos percibido o podemos percibirlo (ahora mismo no percibo la Torre Eiffel, pero (si no tomo una perspectiva escéptica) considero que puedo percibirla en caso de que me desplace hasta allí).

Como prueba definitiva, ¿puede alguien decir que algo existe sin tener percepción de ello? Sí, es cierto que no puedo asegurar que sea imposible tener alguna noción de existencia no-empírica, pero creo que la mente humana, o al menos este cuerpo físico si creemos en el alma y su eternidad, no puede por lo pronto concebir algo existente sin tener una percepción de ello.

Con lo que tomo como punto de partida el ser berkeleyano, aunque creo que hay que hacerle el siguiente matiz: considero que el ser no es aquello que es percibido, sino aquello que se aparece sin más, independientemente de si proviene de un mundo más allá de lo sensible y de a quién se le aparezca. Detallo este punto en esta entrada.

Ahora bien, desde este punto de vista, pueden adoptarse muchas Cosmovisiones. Pongo la palabra “cosmovisión” en mayúscula porque dentro de mi filosofía tiene un significado especial, que se verá retratado en el Artículo B.

Como siempre, espero ardorosamente vuestras críticas y opiniones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s