Reseña IV: Antígona y la alienación

1/ Ficha técnica

Título: Antígona.

Autor: Sófocles.

Género: Tragedia.

Ciudad y año de representación:  Atenas, c. 442 A.N.E.

Editorial y edición: RBA Editores, S.A., 1992.

 

2/ Reseña

 

Por “alienación” entiendo el hecho de que el individuo haya perdido, o mejor dicho, renunciado a su propio poder sobre alguna área de su vida. Así, vemos alienación en el trabajo, en las relaciones sociales, en la política y demás, pero al fin y al cabo todas esas alienaciones se derivan de la alienación de sí mismo, es decir, la renuncia a la propia voluntad, a ser dueño y señor de nuestro propio destino.

Antígona nos relata la tragedia de una mujer que se ve dividida entre las leyes de los dioses y un decreto proferido por Creonte, tirano de Tebas. Después de que Polinices, hermano de Antígona, ataque la ciudad y muera, Creonte prohíbe que se le honre como estipulan las leyes divinas, y promete castigar con la muerte a quien transgreda su decreto. Antígona no se amedranta y decide cumplir las leyes divinas y honrar a su hermano.

No desvelaré más para no estropear la lectura, y porque quería centrarme, como reza el título, en la alienación implícita en la historia. Por descontado, Sófocles no pretende hacernos ver este aspecto, sino que pretendía dar fuerza a la sumisión religiosa. Y es que por más que veamos a Antígona como a una heroína, como a una persona íntegra que antepone sus ideales a la misma muerte, ¿de dónde provienen esos ideales? ¿De sus propias convicciones, o bien de la religión y los ritos culturales?

Antígona no actúa por propia voluntad en ningún momento, sino que se halla en una encrucijada de alienación: la obediencia a un tirano cruel o bien a unos dioses crueles. Porque cualquier que lea un poco sobre mitología griega descubrirá pronto cuán caprichosos, imparciales y crueles pueden llegar a ser los dioses griegos, y de hecho tanto el tirano como los dioses pretenden hacer cumplir su voluntad por medio del miedo y las amenazas.

Tan es así que da la sensación de que Antígona actúe no solo por honrar a su hermano, sino por recibir el castigo menor, a saber, la muerte por parte de Creonte, que sin embargo comporta la bendición de los dioses en la vida ultraterrena. No vamos a negar la valentía de Antígona, el valor de mirarle el rostro a la muerte y aun así guiarse por unos ciertos valores. Pero lo cierto es que jamás se plantea una opción propia, aplastada como está por una cultura de alienación como lo es la griega y la actual.

Ante estas circunstancias, la lectura de Antígona me hizo pensar en la importancia de que sea uno mismo quien determine qué valores sigue y que sea consciente del origen de estos. ¿Se ataca a los inmigrantes por odiarlos de verdad, o porque a unos pocos les conviene que se los culpe a ellos de todo en lugar de mirar a quienes llevan la economía y la política? ¿Aceptamos nuestros deseos sexuales o solo permitimos unos pocos porque así piensa la mayoría? En definitiva, ¿somos individuos o meros subproductos de ideas mayoritarias?

 

3/ Conclusión

Si queremos ser dueños de nuestra propia existencia, creo que debemos ser conscientes de que la mayoría no tiene razón solo por ser mayoría, de que las ideas no valen por el número de personas que crean en ellas, de que la cultura y la civilización no tienen ninguna fuerza contra nuestra libertad ideológica y de acción, ya se disfrace de religión, de leyes políticas o de moralidad. No más que sogas para la libertad y la independencia.

Con su desgracia, Antígona nos enseña el valor de la independencia de carácter y de ideas. Porque no hay mayor tragedia que guiarse por caminos impuestos, y así, perderse la creación del propio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s