La Zanja

Miro a la Luna y pienso en cómo cada golpe me ha fortalecido. Quienes me han pisado han hecho mi caminar más duro. Los que usaron el puñal contra mi espalda han permitido que me gire cada vez más rápido. Los que me llevaron ante mis fantasmas, me hicieron el gran favor de poder verlos y trascenderlos. Porque el mal no existe. Solo es una variante más dura del bien y lo beneficioso, a la que solemos odiar por eso mismo, pero como decía aquel anciano lo que nos hace crecer es la incomodidad. El animal se vuelve fuerte gracias a lo inhóspito, el frío curte. Y así va uno abandonando debilidades, y así va uno ganándole terreno al imperio de la debilidad y los defectos. Y va colocándose en su propio camino pruebas como zanjas profundas, y muchas veces cree que todo es estúpido y vano, y que no podrá salir del agujero. Y es que a veces saca la cabeza y cuando ya está a apunto de salir, tras muchos esfuerzos, resbala en un mal movimiento y cae aún más abajo. Y así va tratando siempre de superar el nuevo agujero, y si resulta que es especialmente duro de escalar no importa, porque caerá y caerá hasta el fondo, allí donde yacen las aguas subterráneas que lo llevarán de nuevo a la superficie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s