Teoría literaria II: La materia de la literatura es la imaginación

Las artes distintas a la literatura tienen un fuerte componente estético o sensual, es decir, consisten en gran medida en la estimulación de los sentidos. La música se transmite por medio del sonido; la pintura, la escultura, la arquitectura, el cómic y otras artes por medio de lo visual, y otras son audiovisuales, como el cine y los videojuegos. ¿Cómo podrían existir esas artes sin esos componentes? No podríamos entender el cine sin su componente visual o la música sin el sonido, porque son una parte fundamental de dichas artes, y eso las hace disfrutables y grandes en sus maneras particulares.

En cambio la “materia” de la literatura, por así decir, no es sensible. No estimula ningún sentido, sino que su materia es la imaginación misma. La literatura usa los sentidos simplemente como un puente o un medio para transmitir algo más, historias, sentimientos, escenas y demás, mientras que en las otras artes los sentidos son tanto el medio como el contenido.

Esto hace a la literatura un arte muy especial (quede claro que no pretendo establecer una jerarquía entre artes, cosa que sería absolutamente absurda). En efecto, el hecho de que la literatura esté mediada, que no se transmita de forma directa, como las artes estéticas, sino por mediación del lenguaje (de ahí “mediatez de la literatura”), lleva a varias particularidades interesantes y únicas.

 

1/ La incompleción de la obra literaria

El lector se entremezcla de un modo muy íntimo con la lectura, en el sentido de que realmente es quien está creando la obra literaria. Las otras artes entregan la obra más o menos completa (cuanto más abstracta y alegórica, menos completa), pero la literatura siempre está incompleta, ya que viene mediada por el lenguaje. Por tanto necesita un creador, alguien que le dé un sentido, alguien que cree lo que trata de transmitir. Y es por eso que el lector es un coautor de toda obra de arte literaria, en un sentido profundo y estricto.

La incompleción de la obra literaria obliga al espectador a ejercer su imaginación en alto grado.

2/ La apertura imaginativa del espectador (en este caso el lector)

Aparte, la incompleción de la obra literaria permite al lector un elevado campo de posibilidades interpretativas. Cualquier obra de cualquier arte puede ofrecer muchas interpretaciones, como por ejemplo el cine surrealista, pero creo que la literatura se cuenta entre las que más lo hacen. Una persona lee un libro y es seguro que no se imaginará exactamente lo mismo que cualquier otro lector, es decir, que no leerá el mismo libro. Claro que es cierto que nadie siente lo mismo ante un cuadro o una canción, pero ahí el componente diferenciador se da casi exclusivamente en el campo emocional. En cambio la literatura ofrece una amplia gama de interpretación tanto en lo emocional como en cualquier otro sentido, porque bien podemos imaginarnos tanto imágenes como sonidos, texturas como olores, dolor como mareo, sabores como placer sexual.

Y es que la literatura apunta directamente a la imaginación, de ahí que tenga la clave de todos los sentidos.

***

Sígueme en mi canal de YouTube:

https://www.youtube.com/channel/UCQFRFiI680XarHLe93u5_Uw

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s