Que he llegado a las 100 páginas de mi actual novela y una reflexión derivada: Novelas Polifacéticas y Novelas Temáticas

Me hacía ilusión escribir aquí lo de las 100 páginas. Qué diablos, al fin y al cabo esto es un blog personal.

Hay algo especial cuando llegas a las 100 primeras páginas, y esa magia se mantiene aunque las hayas alcanzado ya varias veces. De algún modo, al pasar las 100 se ha alcanzado el umbral que da permiso a un escrito para considerarse una novela. Es como si adoptara otra categoría. Pero bueno, todo esto proviene simplemente de meras arbitrariedades mías y del hecho, quizás, de que nuestro sistema numérico sea decimal y que el 10 y ciertos números muy semejantes se consideren “especiales”: 100, 1000, 10000, etcétera.

En todo caso, estoy especialmente ilusionado con esta novela. De algún modo veo que he superado ciertos errores con respecto a las anteriores y que esta puede salir muy bien. Además, creo que es importante que en lugar de coger un gran número de temas, he cogido solo uno y todo lo que se presenta en la novela serían matices o aspectos de ese tema principal (el cual no se nombra explícitamente en ningún momento, sino que la misma novela debería dejarlo ver de forma implícita).

Así que me he puesto a sistematizar un poco la cuestión (cómo no) y a ponerle unos nombrecitos. Ahí van:

 

Novela Polifacética

 

He llamado “Novela Polifacética” a aquellas en las que se trata de abarcar muchos temas y donde no se puede identificar uno central. Digamos que no hay una estructura temática, sino que los temas se van mostrando de forma libre y no se suele profundizar demasiado en ellos. Prima la variedad a la profundidad.

Nada de esto es erróneo. Es simplemente una forma de escribir novelas. Además creo que es una forma muy creativa y poco habitual. En cierto sentido, puede ser más difícil escribir estas novelas, porque hay que saber introducir situaciones, pensamientos y diálogos que reflejen gran cantidad de temas. Cuando no se responde a un único tema, o en su defecto a un argumento muy simple y claro, hay que buscárselas para integrar la diversidad del contenido (si es que esa circunstancia se considera deseable).

Pero en mi caso es justamente al revés: siempre he escrito Novelas Polifacéticas, y para mí la novedad es escribir una………

 

Novela Temática

 

¿Original? La Novela Temática, en cambio, se articula entorno a un único tema. Este puede ser muy general o muy concreto, pero prácticamente todo lo que sucede en la novela y los personajes implicados responden a diferentes aspectos de acercarse a ese tema (por tanto los personajes tienen cierto simbolismo). Esto también causa naturalmente que se profundice muchísimo en un único tema, pero no significa que la Novela Temática no pueda ser también polifacética, en el sentido de que obviamente no tiene por qué representar ese tema desde un único punto de vista. Lo de “Novela Polifacética” era para enfatizar ese rasgo sobresaliente de ese tipo de novelas, que también pueden contener las Temáticas.

Creo que hay muchas novelas de este tipo. Por ejemplo, el tema principal de Crimen y Castigo sería el juego entre culpabilidad e inocencia. Entonces vemos una serie de situaciones y de personajes que son representaciones de cómo se puede actuar verso a la culpabilidad (Raskólnikov), hasta qué punto se puede ser inocente (Lizaveta), qué papel juegan aquellos que juzgan y persiguen a los criminales (Petróvich), si es legítimo hacer mal a alguien sumamente perverso (Aliona), o quién se opone a todo el sistema judicial (comunistas), etcétera.

Hay otras grandes obras de la literatura universal que siguen esta estructura de Novela Temática: El Retrato de Dorian Gray, Frankenstein o 1984  son algunos ejemplos.

 

*

Y bien, mi novela actual es una Novela Temática con todas las letras. En lugar de hacer una Novela Polifacética, es decir, una novela sin centralidad temática en la que se busca más la variedad de temas que la profundidad en uno solo o unos pocos, me he puesto esta vez a trabajar con un único tema del que surgen muchas derivaciones. Por tanto hay pocos elementos implicados, y aunque pensaba que eso sería un problema porque no sabría cómo darles juego, me ha sorprendido la riqueza a que pueden dar lugar unos pocos elementos, sus desarrollos y sus relaciones entre sí. De alguna manera, me siento estrechamente ligado a los sucesos de esta novela, dado que al haber pocos elementos aumenta mucho la sensación de familiaridad con el mundo y los personajes.

Y ahí lo dejo. Si sois más de uno de los dos tipos de Novela, quizás sea interesante que os lancéis a la experiencia de probar con el otro. Podéis llevaros una grata sorpresa 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s