Juega con la procrastinación en lugar de que ella juegue contigo

Pro-cras-ti-na-ción. Una palabra que todo escritor conoce pero no necesariamente porque debería tener un vocabulario amplio, sino porque alguna vez se ha visto afectado por sus colmillos.

Hacía tiempo que quería escribir esta entrada, pero quería tener más experiencias con la procrastinación para poder ofrecer una vista más o menos completa. Allá va:

 

¿Cómo evitar la procrastinación? Procrastinación activa y pasiva

 

Antes de nada, me parece fundamental señalar la diferencia entre procrastinación activa y procrastinación pasiva. La primera consiste en posponer la tarea de escribir de forma consciente y voluntaria, porque se considera (con motivos racionales, no con excusas) que ese período sin escribir va a ser más útil que escribir. Aquí, como se puede ver, hay que ser sincero con uno mismo y ver si realmente ese parón está justificado o no, pero de eso hablaremos más adelante.

El verdadero monstruo es la procrastinación pasiva, que consiste en posponer la sesión de escritura por motivos injustificados. Uno deja de escribir o lo pospone para entretenerse con cualquier otra cosa, y además esa otra cosa será por lo general lo más inútil posible: mirar vídeos en YouTube de tonterías, jugar a videojuegos, etcétera.

Yo he sido un gran procrastinador. Antes de que me tomase en serio esto de escribir, o más bien, que tenía que escribir mucho para conseguir mi sueño (porque me lo tomaba en serio, pero solo a nivel de idea o intención), llegué a procrastinar durante meses seguidos.

Eso lo cuento para demostrar que uno puede pasar de procrastinar a lo grande a escribir como mínimo cuatro días a la semana. Si yo lo he conseguido cualquiera puede hacerlo. Además, no solo he aumentado la frecuencia de escribir, sino que cada sesión escribo más palabras, pero eso es otra cuestión (puedes consultar este enlace si te interesa).

Bien, ¿cómo vencí la procrastinación?

 

Dedica tu vida a escribir

 

Después de haber leído miles de técnicas sobre cómo evitar la procrastinación, y de que todas me hayan resultado infructuosas, al final solo he encontrado una única técnica válida: tomarse en serio la escritura.

Mientras te tomes lo de escribir como una afición o como algo que haces por probar o por pasar el rato, entonces será más fácil que procrastines. Total, es solo un hobby, nada serio. Si tú quieres tomarte la escritura de ese modo, entonces está bien, no hay problema.

Pero si en tu interior sientes que la escritura es algo más que una afición, que es algo profundo, entonces debes dedicar tu vida a ello. Debes tomártelo como algo más serio incluso que una profesión. Uno a veces trabaja de cosas que no le gustan por el dinero, por eso escribir no puede ser una profesión, sino algo más trascendente: tu vocación. Entonces escribes y escribes aunque al principio no te reporte ningún beneficio económico, sino porque te sale de dentro y no puedes evitarlo.

Así me lo tomé yo. Llegó un momento en que me dí cuenta de que estaba comportándome como un niño con la literatura, y entonces me dije: “Si quiero ser escritor, tengo que dedicar mi vida a ello. Tengo que dedicarle tiempo y ganas, que sea algo que haga a diario“.

Simplemente es eso. Preguntarte a ti mismo si la literatura te llama tanto como para dedicar tu vida entera a ella. Si la respuesta es que no, entonces solo es un hobby. Si la respuesta es que sí, hazlo o te estarás engañando, hazlo o nunca serás del todo feliz. Hay una felicidad que no puede conseguirse de ningún otro modo que cuando te dedicas a aquello para lo que has nacido.

Yo siempre digo que la fórmula para la felicidad es en realidad sencillísima:

1. Descubre qué te apasiona.

2. Dedícate a ello. 

3. Elimina todas las excusas que “te impiden” cumplir el paso 2.

Es así. Si tu vocación existencial es escribir, escribe, tómatelo en serio, no como un juego. No te permitas ser un niño caprichoso, no te permitas ser flojo para escribir. Puede que al principio cueste convertir la escritura en algo rutinario, pero a veces debes escribir aunque no tengas nada de ganas, ya que eso te permitirá convertirla en un hábito.

Ese es el truco: mi apatía a escribir se ha reducido justamente porque es algo que hago habitualmente, y por tanto cada vez cuesta menos esfuerzo. Llega un momento en que escribir se convierte en una actividad que forma parte de tu día a día tanto como comer o respirar, y por tanto no supone ningún esfuerzo (casi nunca).

¿Quieres dejar de procrastinar? Entonces tómate la escritura en serio.

¿Que te lo tomas en serio pero aún te falta fuerza de voluntad? No te lo estás tomando en serio.

Dale ese giro a tu vida y entrégate a la literatura de una vez. Deja de posponer tu destino.

 

Cómo usar la procrastinación activa

 

Usar la procrastinación activa es un juego peligroso. Por cada día de procrastinación se extiende la amenaza de que realmente no seas tú quien lleva la batuta, sino que sea la misma procrastinación que juega contigo.

Bueno, reconozco que a veces procrastino sin ninguna justificación. A veces no tengo nada de ganas de escribir o quiero hacer otras cosas y no lo hago por pura pereza, tengo que mejorar esos deslices. Pero son muy pocas las veces que procrastino así, y normalmente lo hago cuando necesito ver un poco más allá en el horizonte de lo que estoy por escribir, ya que improviso sobre la marcha de acuerdo a una planificación ínfima y a veces las cosas se complican.

Así las cosas, la única manera que he encontrado de saber que soy yo quien juega con la procrastinación es haber procrastinado muchas veces y haber vuelto a escribir como mucho al tercer día de empezar cada procrastinación. Nunca me permito más de tres días, y normalmente solo son dos días o uno. Claro que luego, importante, hay que escribir unos cuantos días seguidos como mínimo para compensar.

En definitiva, lo que hago para jugar con la procrastinación es confiar en mi compromiso con mis libros, y una vez más: tomarme en serio la escritura.

Al final todo se reduce a eso, a querer realmente dedicarte a lo que más te gusta. Entonces se despejan todos los falsos obstáculos.

Anuncios

2 comentarios en “Juega con la procrastinación en lugar de que ella juegue contigo

  1. Bien, yo nunca he tenido problemas con escribir, el lío es… todo lo demás. Publicar es difícil por donde lo veas. Incluso publicar relatitos gratis, porque me cada vez que la página me dice “Error de conexión” me acuerdo de cuantos comentarios recibo y a la tercera o cuarta mejor decido que ya publicaré el cuento de la otra semana. Es difícil y tiendo a pensar que no va a ser gratificante. Es, obviamente, cuando sale la otra pregunta difícil: ¿será cierto que sirvo para esto?

    Escribir, en cambio, puede ser una locura, puede ser difícil, pero amo cada segundo de ello. Mi forma de procrastinar, es escribir sin pensar demasiado en como va quedando, con la promesa de corregirlo todo más tarde. Lo que nos lleva al único esfuerzo que he hecho hasta ahora: corregir es difícil, no siempre acaba bien… pero lo hago.

    En todo caso, me llevo tu consejo para usarlo en la etapa más difícil del proceso. 🙂

    Felices fiestas, Lucas.

    Me gusta

  2. Me gustan tus comentarios porque son profundos 😉

    Estot contigo: lo difícil es publicar. Y la autoplucación, por más que se ponga por los cielos, es casi por completo ineficaz. Para triunfar con ella hay que ser conocido previamente, como por ejemplo por tener un canal de YouTube con cientos de miles de usuarios. De otro modo la única vía siguen siendo las editoriales.

    Y sí, creo que ante el “fracaso” todos nos hemos planteado si realmente servimos para ello. Pero como brota de tu interior, no puedes dejarlo, y no solo porque es una necesidad existencial, sino por dignidad, por no admitirse a sí mismo tirar la toalla pase lo que pase 🙂

    Para mí lo de corregir es también lo más pesado. No lo soporto. Y sí, yo también creo que cuantas más exigencias te pongas para el primer borrador más esfuerzo va a suponer el hecho de escribir, así que a escribir sin ataduras y dejar lo demás para la corrección 🙂

    Un saludo y feliced fiestas también! 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s